Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive

Cuota alimentaria y delito de inasistencia: Se puede probar capacidad económica del padre con testimonios

magnifying glass

Al pronunciarse en un caso sobre el delito de inasistencia alimentaria, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) precisó que la demostración de la capacidad económica del padre alimentante se puede lograr a través de prueba testimonial.

Pese a que en el caso bajo estudio no se allegaron al proceso documentos relacionados con contratos laborales suscritos por el padre o constancias de los ingresos obtenidos por este, no se desvirtúa el hecho probado del ejercicio y desempeño de su profesión u oficio, con base en los testimonios recaudados. Los testigos permitieron comprobar que el procesado contaba con las posibilidades de cumplir con su obligación alimentaria para con su hija.

Fuente: Corte Suprema de Justicia Sala Penal, M.P. Eugenio Fernández Carlier. Sentencia SP-40932020 (58081) – 10/21/2020.

Fotógrafo: Benis Arapovic

Matrimonio con sociedad conyugal vigente no impide unión marital de hecho con un tercero pero sí imposibilita la conformación de sociedad patrimonial

abogados matrimonio

Luego de convivir por más de 10 años con su compañero (de 1997 a junio de 2011) y cuando este falleció, una señora pidió a un juez declarar la existencia de una unión marital de hecho con la consecuente sociedad patrimonial. Es decir, por no haber matrimonio entre las partes pero sí una larga convivencia, la demandante pidió al juez que le reconociera su calidad de compañera permanente y, en consecuencia, su derecho a recibir bienes de la sociedad patrimonial.

Como particularidad, la misma señora demandante, al tiempo de convivir con su compañero, seguía casada con un tercero desde 1972 y hasta en julio de 2011 (con quien aparentemente ya no convivía), es decir, tenía un matrimonio con sociedad conyugal vigente desde antes y hasta después de convivir con su compañero.

Luego de un largo proceso, la Corte Suprema de Justicia señaló que la convivencia de la demandante con el compañero fallecido, si bien generaba la existencia de una unión marital de hecho (como efecto personal) no generaba la existencia de una sociedad patrimonial (como efecto patrimonial-económico) porque ella misma estaba casada con un tercero, con quien tenía una sociedad conyugal vigente. Esto implica que los bienes obtenidos por los compañeros durante la convivencia, y que estaban en cabeza del compañero fallecido, no son parte de la sociedad patrimonial, por lo cual, en principio, la señora demandante no tendría derecho alguno sobre ellos.

Dado que tanto la sociedad conyugal (derivada del matrimonio) como la sociedad patrimonial (derivada de la unión marital de hecho) son sociedades universales, la ley impide que se generen dos de esas sociedades simultáneamente, dando validez, en este caso, únicamente a la nacida con ocasión del matrimonio y no a la que se pretendía hacer declarar por el hecho de la convivencia.

En resumen, aunque la demandante logró que se le reconociera su calidad de compañera permanente (con efectos y derechos personales), no logró obtener la declaratoria de existencia de la sociedad patrimonial (con efectos y derechos económicos) por existir un vínculo matrimonial anterior con sociedad conyugal vigente.

Que no le pase. Consulte a los abogados de la Firma encargados del área civil y familia. 

Fuente: Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Civil. Magistrado ponente: Octavio Augusto Tejeiro Duque. Sentencia SC006-2021 de enero 25 de 2021.

Fotógrafo: Dorien Meijerink